El Municipio rediseñó el modo de ofrecer cultura durante la pandemia con formatos que llegaron para quedarse

Debido al contexto de pandemia y por decisión política del intendente Juan Pablo Luque, a través de la Secretaría de Cultura se llevaron adelante en el 2020 una importante cantidad de actividades y nuevas propuestas que se repensaron desde la gestión pública para seguir ofreciendo alternativas de formación y recreación destinadas a toda la comunidad.

El sector cultural fue uno de los rubros más afectados en esta pandemia, con el cierre total de todos los edificios culturales para la realización de actividades gratuitas. En este contexto de pandemia, la primera opción fue acudir a la virtualidad: se ofreció en formato on line un amplio abanico de ofertas como talleres, ciclos, obras de teatro, concursos visuales y literarios, espectáculos musicales de danza y entretenimiento en general para todas las edades.

En este marco, la Secretaría de Cultura debió reinventarse y encontrar nuevas opciones acorde al contexto. Fue así como se gestó el ciclo de cine y shows “Desde El Auto” en el predio ferial, que las familias comodorenses adoptaron desde el primer momento con lleno total en todas las funciones. Más de 13 mil familias disfrutaron de una gran programación y bandas en vivo, generando la posibilidad de que los músicos vuelvan al escenario. El ciclo cerró el 2020 con un gran número de familias que se acercaron a dejar «cartitas» a Papá Noel en vísperas de las fiestas con una masiva convocatoria de personas y el anuncio de su continuidad durante el verano 2021.

De a poco volvieron algunas actividades habituales, aunque con estrictos protocolos: se reabrió la Biblioteca Pública para la consulta de los estudiantes; regresaron las Ferias de artesanos y diseñadores locales al aire libre; y a apuesta de la Feria del Libro virtual.

Una movida cultural que comenzó a pleno y debió parar repentinamente

Al realizar un balance del 2020, la secretaria de Cultura municipal, Liliana Peralta, remarcó que «concluyó un año de mucho esfuerzo donde la reinvención y el acompañamiento del Estado fueron la clave para poder perdurar con la actividad cultural en nuestra ciudad, uno de los rubros más castigados durante la pandemia. No podíamos dejar que Comodoro pierda el sentido de identidad cultural y tuvimos que reformular el año de trabajo proyectado adaptándonos a la pandemia».

“Hay un antes y un después luego de la pandemia. Durante el comienzo de la gestión el incremento y la participación de la comunidad a las actividades culturales fue muy alta», recordó la secretaria sobre el primer trimestre de la gestión, antes que se decrete la cuarentena en todo el país.

Rememoró que desde diciembre hasta marzo «realizamos ferias navideñas albergando un total de  600 asistentes en cada una de sus jornadas; ciclo de música y danza en  los Barrios; Milongas callejeras; folclore y tango en las plazas, bibliomóvil y actividades recreativas de verano con la participación de 6000 niños por  mes; Talleres Barriales de Verano en Plazas, con la presencia de 2000 personas; y el festival aniversario que coronó  la época estival con un total  de 100 artistas locales y  45 mil personas que concurrieron al evento».

«Además, pudimos llevar adelante la Feria Karken, en homenaje a la mujer, donde más de 80 expositoras brindaron su conocimiento a 400 mujeres en diferentes especialidades artesanales fomentando un encuentro de mujeres de un gran valor cultural para nuestra ciudad».

Asimismo- continuó- «pudimos concretar los tan esperados ciclos culturales de bandas locales que ponían en valor la calidad y potencial de nuestros artistas destacados como así también el ciclo de cine que difunde y promociona a los realizadores de toda la región». También, el Pre-Cosquín – sede Comodoro Rivadavia y Muestras de Artes Visuales y Audiovisuales en Sala Exposiciones Centro Cultural y en Museo Ferroportuario, Cip y CCK8.

Nuevos formatos que llegaron para quedarse

Luego de esta gran cantidad de actividades y con un proyecto de trabajo sólido llegó la pandemia, paralizando toda actividad y obligando a todos los artistas a una reinvención inesperada a través de diferentes formatos. La pandemia motivó cambios y rediseños en la forma de realizar actividades en todos los ámbitos. Y en este sentido, el área de Cultura debió adoptar modalidades que seguirán implementándose. 

El primer paso fue la entrega de subsidios para cubrir la falta de trabajo de una gran parte de los hacedores culturales: se brindó asistencia única a artesanos/as y diseñadores/as; 16 espacios culturales de nuestra ciudad recibieron subsidios; 150 trabajadores de la cultura accedieron a subsidios de distintas entidades. Mientras tanto, el personal de la Secretaría de Cultura se capacitó en el ámbito de la gestión cultural pública y los talleristas, al no poder dar clases, confeccionaron barbijos y sábanas, tejieron gorros de lana, entre otras actividades a las que se fueron adaptando durante la crisis sanitaria.

Se brindaron capacitaciones on line y por supuesto eventos artísticos y recreativos vía streaming que las familias pudieron disfrutar desde casa, principalmente dirigidas a los niños que debieron quedarse en sus hogares sin actividad».

Sobre las nuevas estrategias para la promoción de la cultura, Peralta explicó que «en estos momentos tan críticos, nuestra obligación es trabajar en nuevos formatos. Por un lado, para que los hacedores y trabajadores de la cultura estén contenidos, porque la actividad cultural es su principal fuente de ingresos económicos; y por otro, para dar continuidad a la tarea de formación, capacitación y recreación que ofrecemos a través de las prácticas culturales».

Un ejemplo fue la Feria del libro virtual, que tuvo como leitmotiv «De la Virtualidad a la casa» y que alcanzó en cuatro días 175 mil visitas en charlas, capacitaciones, talleres y espectáculos que actualmente siguen sumando suscriptores, ya que el material sigue disponible en la web oficial que la Secretaría puso en marcha durante el evento, sumando nuevas plataformas como Spotify, Youtube y Telegram, entre otras que se encuentran en proceso armado.

Sobre el tema, Peralta remarcó que «la virtualidad sin dudas llegó para quedarse, fue un trabajo muy intenso y totalmente distinto para todos y todas, pero logramos tener presencia en distintos lugares del país, lo cual nos llena de satisfacción».

Comodoro como ciudad multicultural, accesible y participativa

Hacia adelante, la titular de Cultura Liliana Peralta hizo hincapié en los ejes de trabajo que se proponen: el desarrollo de una Cultura que promociona, preserva, garantiza, deconstruye, iguala y sobre todo es accesible en su participación».

Otro de los puntos fundamentales a los que se refirió Peralta es el de perspectiva de géneros y deconstrucción de estereotipos, “impulsando herramientas para visibilizar, comprender y transformar el sistema de relaciones humanas existentes y disminuir las brechas sociales, económicas, laborales y de violencia de género”.

Finalmente, sostuvo que “trabajaremos fuertemente en el desarrollo económico cultural, es decir, creando contenido y actividades culturales para la generación de empleo y de redes productivas coma si también Políticas paliativas que sostengan el sector cultural como así también abordar la perspectiva de géneros y desconstrucción de estereotipos con la idea de disminuir las brechas sociales, económicas, laborales y de violencia de género”.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email