Santo Sudario de Santiago del Estero, Bien Histórico Nacional

Una copia del Santo Sudario, que se conserva en un Convento de Santiago del Estero, fue declarada bien de interés histórico nacional por el Gobierno. Se trata de una reliquia que constituye un patrimonio de gran importancia, no sólo a nivel nacional, sino internacional.
El Decreto 124/2022 declara como BIHN este lienzo que es una de las dos ‘impresiones’ surgidas del par que protegieron la pieza original atesorada en la Catedral de la Ciudad de Chambéry, Francia.
El denominado “Santo Sudario de Santiago del Estero "Sábana Sant"; se conserva en el Convento de Santo Domingo y es una pieza de gran valor histórico, artístico y religioso, testimonio de la importancia de la ciudad de Santiago del Estero como “Madre de Ciudades”, como así también del proceso de difusión de la religión católica en el continente y la fundamental presencia de las Órdenes de los Jesuitas y de los Dominicios en la región noroeste del país.


El origen de esta reliquia tiene distintas versiones, pero la más aceptada sostiene que este lienzo es una de las dos “impresiones” surgidas del par que protegieron la pieza original del Santo Sudario atesorada en la Catedral francesa de Chambéry, restaurada luego de un incendio desatado allí en el año 1532 que afectó a la túnica que cubrió el cuerpo de Jesucristo.
Así se conservó hasta el año 1578, cuando la Casa de Saboya llevó el Santo Sudario a su nueva sede, en el distrito italiano de Turín, donde se descubrió que la imagen de Jesús había impregnado los otros dos lienzos de protección.
Al llegar a Santiago del Estero, el lienzo estuvo por mucho tiempo en la Iglesia de la Compañía de Jesús, hasta la expulsión de la Orden de los Jesuitas en el año 1767, momento en el cual pasó a la Junta de Temporalidades, quien la puso en custodia a la Familia Díaz Gallo hasta que esta la entregó a la Orden de los Dominicos hacia 1794.
Actualmente el lienzo está resguardado en el Convento de Santo Domingo y se encuentra en exposición en una capilla lateral del Templo de la Orden, en la capital santiagueña.

¿Qué te pareció este artículo?

Dejanos tu opinión